¡Nos inspran las marcas!
Vivirlas, comprenderlas y compartirlas

En nuestro blog exploramos distintas maneras de trabajar con marcas y encontrar su sentido.

Entre agencias y marcas

Entre agencias y marcas
Comments (0)
- ¿A dónde va nuestra marca, capitán? - No sé, ustedes díganme. - Pero usted es el capitán, capitán… - Entonces yo digo que vaya a donde ustedes digan, mientras coincida con lo que estoy pensando y no les he contado. Para poder llevar a cualquier marca a su destino, es importante contar con alguien que determine a dónde es que queremos llegar en primer lugar. Alguien que dé dirección y lidere con claridad durante el camino para que el resto de su equipo pueda sumar con objetividad. Muchas veces nos hemos encontrado con equipos de marca talentosos, con ideas valiosas, iniciativas, opiniones y “ganas” de hacer más, pero sin la certeza de qué quieren lograr con ese “más”. Sin una idea real de qué persigue su marca. Y, no hay que confundirnos, casi todos los equipos saben qué meta comercial persiguen para el negocio: “vender más” siempre es la primera respuesta de todos los involucrados, aunque realmente no nos diga nada. Nosotros creemos que las marcas tienen un camino, una historia de desarrollo y debemos explorar distintos rumbos para construirlas mejor. Porque las marcas son símbolos y se llenan de significado y valor para las personas que las consumen. Y eso no se construye en una sola campaña, como tampoco se logra “vendiendo más” sin sentido. Para encontrar ese sentido, vale la pena preguntar: ¿Qué quieres lograr con tu marca? ¿Qué te gustaría que las personas piensen de ella? ¿Cómo te gustaría verla en unos años? ¿Qué lugar quieres que tome en la vida de las personas? ¿Qué es tu marca más allá del producto? ¿Por qué quieres construir una marca y no solo tener un negocio? Como equipo responsable, debemos pedir a Dirección, la respuesta a estas preguntas antes de empezar a caminar, o volar. Quizá muchas de estas preguntas no se han hecho, o bien, no tienen respuesta aún. Tampoco tienen que estar resueltas todas en un inicio; hay mucho que se descubrirá en el camino que enriquecerá la construcción de cada marca. Lo cierto es que es elemental que alguien a la cabeza de la marca se responsabilice de dar la dirección que todos seguiremos. Dijimos antes que hemos trabajado con muchos equipos llenos de talento e ideas, la diferencia entre los que triunfan y los que siguen trabajando sin sentido está, desde nuestra experiencia, en la Dirección. Para nosotros, como agencia y complemento de equipos de marca, es muy importante conocer la visión general de lo que persigues. O por lo menos las inquietudes que tienes para poder aportar y sumar. Podemos enriquecer tu pensamiento, sugerir ideas e incluso metas de lo que tu marca podría ser y hacer. Podríamos hasta definirla en conjunto y plantear rumbos a seguir, pero no podemos determinar al cien por ciento lo que se debe hacer con la marca, ni hacia dónde va. Esa responsabilidad está en la cabeza de cada compañía o cada marca y debe permanecer ahí: dirigir con claridad, certeza y estabilidad es responsabilidad de los directores. Tu marca, ¿tiene un capitán? Tu capitán, ¿tiene sentido?   También podrían interesarte:
Pajaro Chato
Abr 14, 2023
Read More
Entre agencias y marcas
Comments (0)
Ya arrancó el año y para este momento las marcas ya tienen sus propósitos, planes y metas bien definidos, o al menos eso es lo que se espera. Sin embargo, muchos se olvidan de los retos, esos desafíos pueden marcar la diferencia entre despertar al gigante o seguir en la zona de confort.  Sabemos que hay muchos tipos de retos. Casi siempre están relacionados a lo comercial, pero muchos otros tienen que ver con encontrar nuevas formas de acercarnos a las personas y ayudarles a encontrar valor en la marca. Muchas veces nos olvidamos de los retos por la comodidad de irnos por el camino fácil o por la costumbre de querer implementar los mismos planes de marketing. Pero hay mucha riqueza para quien se anima a enfrentar los retos, pues le aportan mucho valor al pensamiento y las acciones de la marca. En Pájaro Chato creemos que, para bien, nos gusta entrarle a los desafíos porque tenemos la convicción de que para ir más lejos es necesario retar nuestra creatividad, nuestra capacidad para resolver problemas, y así descubrir diferentes maneras de descubrir nuestras fortalezas. Siempre nos hemos retado a ser más que un proveedor para nuestros clientes, buscamos ir más allá de solo cumplir con los objetivos comerciales o de comunicación para convertirnos en una extensión de su equipo de marca sumando pensamiento creativo y estratégico a los proyectos.  En nuestra historia como agencia, infinidad de veces nos hemos enfrentado a todo tipo de desafíos y retos para las marcas. Algunos de ellos han llegado por la constante evolución y las exigencias de cada industria, otros llegaron como consecuencia del crecimiento como empresa y del propósito de llegar más lejos. Todos ellos los hemos enfrentado poniendo el corazón y la mente en el lugar y momento correctos, pero también con la certeza de que estamos colaborando con equipos de marca que confían plenamente en nosotros y que no le temen al error –porque de ahí también hemos aprendido y hemos crecido–. Tuvimos que vivir una pandemia para descubrir que los retos pueden aparecer de un momento a otro y que hay cosas que están fuera de nuestras manos, pero también descubrimos que los retos se pueden transformar en una forma de trabajar que nos impulsa a crecer cada día. Comenzamos a trabajar con más equipos a cientos de kilómetros de nuestras oficinas, aprendimos a volar más lejos con el corazón y la mente porque no podíamos salir de casa, pero esa es otra historia. Compartimos esto para no perder de vista la reflexión en esta primera etapa del año: nuevos retos necesitan de nuevas dinámicas. La pregunta es: ¿con quién vas a decidir enfrentar esos retos?
Pajaro Chato
Ene 12, 2023
Read More
Entre agencias y marcas
Comments (0)
Los errores son una parte esencial de nuestra historia como agencia; incluso son parte de nuestro impulso para transformarnos e integrarnos como equipo.  En nuestra industria sigue siendo preferible no hablar de cuando nos equivocamos, cuando no llegamos a la meta esperada o cuando rompimos una relación con un cliente. Nuestro ritmo de trabajo exige pasar página rápido, buscar nuevas oportunidades y fijar nuestra vista en los proyectos que siguen.  Pero detenernos, hemos descubierto, es valioso. Analizar, dialogar y comprender nuestros errores nos ayuda a trabajar con mayor conciencia y con menos miedo a la equivocación. Sobre todo, localizar y hablar abiertamente del error nos inspira a trazar nuevos rumbos para no repetirlo. Porque muchas veces no se trata solamente de qué hicimos mal, si no de las circunstancias bajo las que tomamos decisiones y actuamos: los lugares a los que llegamos y en los que no queremos volver a estar.  Porque dicen que el verdadero error es no aprender nada de los errores, queremos compartir 3 de las lecciones más importantes que aprendimos cuando algo, o todo, salió mal.   

1. Aclarar y alinear expectativas

  La satisfacción con un proyecto depende mucho de qué tan claros fuimos al proponerlo, negociarlo y planearlo. Los clientes deben comunicar asertivamente lo que esperan de la agencia desde la prospección. Nosotros debemos honrar esa asertividad y orientar al cliente de manera realista sobre lo que podemos entregar. Cada vez somos más claros, desde el inicio: Por contratarnos como agencia, tu marca no venderá más mágicamente; una campaña para tu e-commerce no resolverá una experiencia de usuario negativa; no hay comunicación que pueda resolver, en el corto plazo, un mal planteamiento comercial y puede haber muchos servicios o “estrategias” que tu equipo interno no esté preparado para implementar. Desarrollar marcas exitosamente es una responsabilidad compartida y no cae sólo en nosotros; requiere de esfuerzos constantes, coordinados y consistentes por parte de muchas personas, departamentos o áreas de especialidad.  Hay muchas metas que podemos superar juntos, pero si no alineamos expectativas desde el inicio, es muy difícil integrarnos como equipo. Cada cliente debe tener claridad sobre qué sí vamos a lograr, qué queda fuera del proyecto, qué recibirá de su equipo y, sobre todo, qué debe hacer para llegar al objetivo en común. De esta manera, es más probable que colaboremos mejor y que todas las personas terminen contentas con los resultados. 

2. Especializarnos en lo que sabemos y disfrutamos

  Con el tiempo y con el paso de los proyectos, exitosos o fallidos, hemos comprendido más cuáles son nuestras áreas de especialidad como agencia. Ahora tenemos certeza de qué sabemos hacer mejor, qué nos gusta trabajar y, sobre todo, qué queda fuera de nuestras habilidades o alcances.  Bajo el modelo de “agencias 360” o “full service”, es muy fácil caer en proyectos que realmente no nos corresponden, para los que no contamos con la estructura o el talento y cuyos procesos a la larga desgastarán nuestra relación con las marcas. Un par de veces –tal vez poquitas más– hemos crecido problemas por querer resolverlos, aunque no nos correspondan o no tengamos la capacidad de hacerlo.  Comprendemos ahora que el compromiso que sentimos hacia nuestras marcas también se refleja cuando decimos “no”: cuando admitimos con honestidad que algo está fuera de nuestro alcance y nos concentramos en mejorar lo que sí es nuestra especialidad. Trabajar dentro de nuestro territorio nos deja con mejores proyectos y resultados que podemos compartir y celebrar con nuestros equipos de marca.  

3. Aliarnos y compartir responsabilidades 

    El elegir especializarnos y dejar de ofrecer ciertos servicios nos llevó a relacionarnos con otros equipos, proveedores o expertos que complementan nuestro trabajo y cumplen con las necesidades adicionales de las marcas. Actualmente contamos con aliados que comparten nuestra visión, compromiso y, sobre todo, la transparencia de lo que le corresponde a cada parte del equipo frente a un cliente.  Ya sea desarrollo web, investigaciones de mercado, gestión de medios o algo más, hemos encontrado –a prueba y error– a las personas con quienes nos entendemos y en quienes confiamos plenamente, por la calidad de su trabajo y por su ética profesional. Actualmente, preferimos acercar a esos profesionales a la mesa de trabajo de cada cliente y presentarlos como nuestra mejor opción para complementar el proyecto.   Encontrar a estos equipos ha sido una de las búsquedas más largas y complicadas, donde se cometieron muchos errores y nos metimos en varios problemas. Pero saber que contamos con alianzas sólidas, con personas confiables y expertas en cada área, ha facilitado nuestro trabajo y el cumplimiento de las metas de los proyectos compartidos. 

¿Qué es lo más importante de nuestros errores?

Nuestro desarrollo en Pájaro Chato tiene todo que ver con descubrir qué proyectos nos mueven, cuáles son nuestras fortalezas, con qué marcas deseamos trabajar y cómo queremos relacionarnos como equipo con nuestros clientes. Todo esto lo hemos descubierto porque cometimos errores.  Como todas las personas, a veces tememos a la equivocación y a fallar. Pero trabajar con la claridad y la confianza que tenemos actualmente no sería posible si no nos hubiéramos tomado antes el tiempo de analizar nuestros errores pasados, intercambiar puntos de vista, explorar lo que podíamos mejorar, y convertirlos en aprendizajes que nos inspiran. Esperamos que compartirlos inspiren también a otros equipos.  
Pajaro Chato
Sep 08, 2022
Read More

Observatorio

Observatorio
Comments (0)

Nuestro presente continúa cambiando ante un panorama mundial aún incierto. Para quienes buscan encontrar estrategias inteligentes que les permitan afrontar el día a día de manera cada vez más efectiva y creativa, la idea de “la nueva cueva”, lejos de parecer una idea romántica, nos permite pensar a futuro en nuevas formas de concebir la manera en que trabajamos y somos efectivos. Una de las respuestas más acertadas es la reapropiación de este nuevo espacio donde pasaremos gran parte de nuestros días de forma indefinida. Entre más rápido lo asimilamos, más fluida se vuelve esta adaptación. Esta “nueva cueva” se convierte, por lo tanto, en una de las respuestas más creativas para enfrentar el presente. Las estadísticas no mienten: los nuevos cambios de consumo dicen mucho de nuestra realidad y de cuáles son las nuevas prioridades de una sociedad que ahora es consciente de esta transición sin precedentes.

La manera en cómo opera una sociedad cambia paralelamente a lo que sucede alrededor de ella y cómo es afectada. El mundo se ha visto en la necesidad de enfrentar todo aquello que había dejado de lado mientras era cada vez más evidente la importancia de construir vías efectivas para extender nuestra efectividad a cuatro paredes, a lo presencial; nadie nos diría, por supuesto, que sería importante adaptarnos tan rápido como fuera posible, ante un elemento que nadie percibía como cercano en la ecuación: cómo prescindir del contacto físico.

Las nuevas tendencias van acorde a consumidores que buscan, más que nunca, seguridad y bienestar. Para ello, las marcas deben estar al tanto de estas tendencias y el cómo adaptarlas y ejecutarlas de acuerdo a sus recursos y posibilidades. En esta odisea de adaptar el hogar para convertirlo no sólo en un espacio de trabajo, sino un lugar apto para la recreación, el factor emocional cobra un papel importante: en tiempos de pandemia y encierro, cuando las noticias alrededor parecen sembrar desconcierto y ansiedad, lo que las personas buscan es invertir en su bienestar interno y emocional. El grado de impacto que un producto o servicio tendrá en el consumidor pensando en este factor, y el cómo será percibido (positivo, negativo, neutral) para mitigar esta sensación, dependerá de cómo se utiliza la comunicación y el discurso de una marca para trascender la emoción y pasar a la compra.

Ahora toca pensar en la nueva cueva como lo más cercano a una especie de lugar sagrado en el que la persona pasa gran parte del tiempo, pues se recrea, descansa, trabaja y habita el mismo espacio sin necesidad de salir al exterior. El caos del exterior, por lo tanto, debe ser contrarrestado con lo que este nuevo espacio puede generar en la persona. Artículos y servicios que antes no habrían sido llamados “esenciales” ahora resultan capitales para nuestro presente: difusores y aceites esenciales, servicios a domicilio, mobiliario ergonómico, gimnasios en casa y equipo para hacer ejercicio, juegos de mesa y plantas, por nombrar algunos ejemplos. Las mascotas, particularmente los gatos, se han convertido en el nuevo aditamento popular para quienes se han quedado en casa sin ninguna compañía.

Pensar en el cómo, de repente, gran parte de nuestras emociones y pensamientos serán generados a partir de un mismo espacio, nos permitirá visualizar a futuro cuáles serán las nuevas necesidades esenciales del día a día, y nos marca también una pauta de hacia dónde podemos empezar a dirigir la comunicación de cualquier marca pensando en que, con nuevas formas de hábitos también llegan nuevas formas de pensamiento; tal vez también es una excelente oportunidad para que muchos discursos se reconstruyan hacia formas distintas de contar historias, generar contenido de valor para consumidores que se vuelven cada vez más específicos hacia lo que buscan y desean adquirir.

Porque cuando decimos “nueva cueva” no hablamos sólo de una nueva manera de trabajar y consumir, sino nuevas formas en que las personas se relacionan con su espacio y, por lo tanto, con su tiempo y el cómo lo invierten. Estamos en el momento ideal para vislumbrar este efecto dominó: la buena noticia es que no existe mejor oportunidad para redirigir o reforzar cualquier identidad y discurso de marca. Si debía existir un momento ideal, con sus tonos agridulces, ácidos y ambiguos, para reinventar, reiventarse, reiventarnos, es este.

Pajaro Chato
Feb 25, 2021
Read More
Observatorio
Comments (0)
El e-commerce hoy es más importante que nunca. Si antes ya lo era, después de que comenzó la contingencia las marcas comenzaron a ver lo necesaria que es esta herramienta para impulsar las ventas de su negocio.  Para bien de muchos, durante la contingencia muchos negocios han tenido que adaptarse y adoptar prácticas para mantener a los compradores en casa.  Sin embargo, el e-commerce es en realidad una parte de un e-business (o negocio electrónico), un modelo de negocio con una logística totalmente pensada para la venta online.

¿Cuál es la diferencia entre e-commerce y e-business?

Cuando escuchamos que un negocio tiene e-commerce, sabemos que seguramente tiene un catálogo, métodos de pago electrónicos y un sistema de envío, pero lo más importante es que sabemos que puede o no ser un negocio totalmente online.   En cambio, cuando hablamos de e-business hablamos de un negocio cuya anatomía está compuesta completamente de procesos que utilizan herramientas electrónicas para operar, desde el abastecimiento de productos y servicios, hasta la venta online a través de plataformas o redes digitales. Sin duda, este modelo ha ayudado a las marcas a reducir precios y esfuerzos y, a la vez, a conectar con los compradores, proveedores, y colaboradores de un negocio. 

¿Qué ventajas ofrece un e-business?

Mayor alcance: Recuerda que estar online en todo momento te permitirá llegar a donde una tienda física no. Por ejemplo, tendrás la posibilidad de tener un horario de 24 horas y estar disponible para personas prácticamente de cualquier lugar para que puedan conocer tu producto o servicio y comprarlo.  Mejor seguimiento de tu negocio: En pocas palabras, podrás obtener todos los datos que necesites sobre la forma en la que se consume tu producto o servicio, desde cuál es el más vendido, hasta cuántos usuarios se interesaron en él, o incluso cuántos usuarios que te compraron, regresaron. Hay un sinfín de herramientas que te ayudarán a medirlo. Más confianza: Actualmente existen diferentes plataformas de terceros que cuentan con el prestigio para respaldar que tus ventas generen confianza en los usuarios tanto al momento de pagar, como al momento de recibir el producto.  Menores costos: Al tener un negocio totalmente online podrás reducir o eliminar los gastos que un inmueble podría generarte, como la renta, los servicios y el mantenimiento. 

¿Está lista tu marca para el e-business?

Como puedes ver, utilizar un modelo de e-business para tu negocio tiene grandes beneficios, pero también requiere de una estructura empresarial totalmente distinta a los negocios tradicionales. 

¿Qué te parece este modelo de negocio? 

¿Crees que tu negocio pueda convertirse en un e-business?

  Si te gustó este contenido seguro encontrarás interesantes estos otros: 
Pajaro Chato
Sep 14, 2020
Read More
Observatorio
Comments (0)

Encontrando nuevas oportunidades de conexión para las marcas.

Parte de los cambios que ha traído la nueva normalidad al marketing es que ha detenido uno de los escaparates más grandes de las marcas para hacer negocio: las expos. O mejor dicho, este tipo de eventos se tendrá que reinventar. Tradicionalmente, las expos reúnen cada año a las marcas y negocios afines de una industria en grandes centros de convenciones. El mayor atractivo de estos eventos ha sido, en teoría, su capacidad de reunir grandes grupos de personas, potenciales clientes o compradores, a quienes una marca puede mostrar los productos, servicios y novedades que ofrece.  Este año, el panorama ha cambiado. Por protección sanitaria, ética o regulaciones de gobierno, es muy poco probable que una expo pueda llevarse a cabo en su formato tradicional. La mayoría de estos eventos se han aplazado en repetidas ocasiones y las personas que normalmente asisten han puesto en duda su participación. Entonces, ¿qué harán las marcas para mostrarse ante sus clientes potenciales y distribuidores?  Eventos como las expos son, supuestamente, clave en los planes de marketing anuales de las empresas. ¿Puede una marca esperar a que los organizadores de sus expos le ofrezcan otras opciones? ¿No es momento de que comience a pensar e idear por su cuenta alternativas y nuevas estrategias para conectar con sus clientes y consumidores potenciales?  Debemos dejar de ver a las expos como una meta. Estos eventos son solo un medio, un punto de encuentro para llegar a las personas. Si ese medio no está disponible, es el trabajo de una marca encontrar o crear uno nuevo. Una ventaja es que las personas también están cambiando: Buscan vivir cosas nuevas  y quieren recibir experiencias diferentes de sus marcas. Este año, esas experiencias tal vez se vivan en plataformas digitales, pero no podemos perder de vista qué pasará después.  El reto está del lado de las marcas, de sus equipos creativos y estratégicos: Debemos diseñar nuevas experiencias y puntos de encuentro que conecten con los consumidores en esta nueva realidad y nos ayuden a lograr nuestros objetivos comerciales.   Los grandes presupuestos que antes se invertían para estar presentes en una expo con stands imponentes y llenos de amenidades, ahora pueden aprovecharse y optimizarse para crear estrategias, nuevas plataformas, contenidos o herramientas de venta, entre muchas otras opciones.  Es momento de que los equipos de marca se pongan a pensar y no solo a contratar espacios en días específicos. Para ello, es vital definir recursos, establecer objetivos, capitalizar lo aprendido, trabajar en equipo y, sobre todo, pensar diferente.  Si queremos ofrecer nuevas experiencias a nuestras personas y atraerlas hacia la marca, podemos empezar por preguntarnos? 
  • ¿En qué momento es conveniente hacer nuestro propio evento?
  • ¿Qué formato nos da seguridad y es accesible para nuestras personas?
  • ¿De qué manera podemos ser relevantes y valiosos en este entorno?
  • ¿Qué ofreceremos que sea distinto y merezca la atención de nuestros clientes?
  • ¿Cómo podemos sorprender a las personas y acercarnos más a ellas? 
  • ¿Qué debemos comunicar para motivarlas a que vivan estas nuevas experiencias?
Esto es solo el inicio de las conversaciones que deberían tener las marcas para adaptarse comercialmente al entorno que estamos viviendo. Seguramente habrá muchas más preguntas, también varias ideas más para responderlas. Conectar esas ideas y acciones para que juntas formen una misma estrategia significativa es el objetivo que debemos perseguir.
Pajaro Chato
Ago 11, 2020
Read More

Pajaro Chato

Pájaro Chato
Comments (0)
Somos un equipo con más de 15 años de experiencia en marketing, publicidad, comunicación y desarrollo de marcas en México. Nos dedicamos a generar comunicación creativa y estratégica a partir del entendimiento de las personas. Queremos que nos consideres una extensión de tu equipo de marketing. Juntos buscamos desarrollar proyectos de comunicación para encontrar, hablar y generar relaciones con las personas que tu marca está buscando, sin importar dónde estén:
  • En su vida terrenal:
    • Creatividad publicitaria
    • Comunicación en punto de venta
    • Campañas de comunicación interna
    • Desarrollo de diseño gráfico
  • En su conciencia digital:
    • Creación de contenidos
    • Gestión de Social Media
    • Creatividad digital
    • Estrategias de medios
    • Desarrollos web
Si la historia de tu marca está iniciando, podemos ayudarte conocer su entorno y definir sus valores y esencia, a través de la planeación estratégica en nuestro modelo de desarrollo de marcas. También generamos sistemas de identidad gráfica, conceptos de marca y comunicación para hacer que tu primera impresión cuente. ¿Quieres conocer más de nosotros y nuestro trabajo en estrategias de comunicación? Contáctanos y platiquemos de tu marca, de persona a persona.
Pajaro Chato
May 25, 2018
Read More

Todo sobre las marcas

Todo sobre las marcas
Comments (0)
Aceptémoslo: las marcas que todo el tiempo hacen referencia a su producto, o a sí mismas, difícilmente logran conectar con las personas. Desde el punto de vista del negocio, es clara la importancia de hablar de nuestro producto o servicio, pero desde los ojos del usuario eso puede volverse monótono e irrelevante, incluso cuando viene respaldado con una buena estrategia. En cualquier ámbito, las personas siempre agradecen romper con la costumbre: aprender algo nuevo, tener una conversación interesante o presenciar algo inesperado. Esto no quiere decir que tu planeación regular de contenidos deba desecharse. Al contrario, un buen calendario es muy útil para la comunidad: ayuda a mantener un canal abierto para comunicarnos, a sostener la constancia con los algoritmos y a promover tus temas de interés consistentemente. Sin embargo, la sazón está en ese extra que ayuda a mantener encendida la llama entre tu comunidad y tu marca. Piensa por un momento: ¿cuándo fue la última vez que tu marca buscó aprender algo de tu comunidad? ¿Qué esfuerzos has invertido para romper tus propias costumbres? Y no nos referimos a la inversión publicitaria. En el mundo digital no todo se trata de vendernos: hay otros temas de conversación alrededor de tu marca que pueden ayudarte a mostrar tus valores, tu historia y tu visión. Hay también acciones complementarias a tus contenidos regulares de marca que pueden fortalecer tu actividad digital y la presencia que tienes en la vida de tus comunidades. Compartimos contigo algunas ideas para acabar con la monotonía en tus comunidades o contenidos sin morir en el intento.

Genera conversaciones

A veces nos falta recordar que los medios sociales son plataformas de comunicación en dos vías; podría valer la pena que tu marca hable un poco menos, para escuchar más a tus personas. Es posible vencer la monotonía de tu comunidad haciéndola sentir escuchada sin dejar de lado la creatividad. Busca la opinión de tus personas haciendo encuestas, organiza un día al mes para resolver preguntas de tu comunidad en Instagram Stories, permite que compartan su experiencia o reseña de tu marca, pídeles que te ayuden a diseñar un producto o servicio ideal… Las opciones son muchas y mientras más auténtica y cercana se sienta la conversación, las personas más lo apreciarán. Una comunidad que se siente escuchada, estará más dispuesta a escuchar; deja que las cosas fluyan y mantente presente en la conversación.

Estructura y enseña un poco más

Es una regla sin escape: es difícil vender algo sin antes orientar al cliente. Mientras más criterios tenga una persona para tomar una decisión informada, más convencida estará de haberte elegido. Por ejemplo, algunos clientes necesitan inspiración antes de comprar decoración para su hogar, si no ¿de qué otra forma sabrán si lo están haciendo bien? Enseñar, o educar, no siempre se trata de generar más contenido si no de darle estructura en las plataformas actuales para asegurar que te encuentren. Por ejemplo: Seguro ya tienes muchas historias en Instagram sobre las ventajas de elegir tu marca o, si aplicaste el paso número 1, tal vez has respondido preguntas o compartido experiencias de tus clientes en los famosos stories. Puedes dedicarte a ordenar ese contenido que ya generaste, para crear Historias Destacadas que hablen de tu producto, de tus clientes satisfechos y de las dudas más comunes respondidas, por ejemplo. Tal vez vale la pena que dediques el tiempo de tu equipo a hacer esto y no otro carrusel de tu producto. Enseñar es una forma de romper la monotonía. Y ojo aquí: educar sobre tu producto no tiene por qué ser formal ni aburrido. Algunos formatos se hicieron para esto; lo hemos visto en los reels también, donde funciona más el contenido que habla de las dudas, intereses o inquietudes de tus personas.

Busca el “sí soy”

Piensa desde tu experiencia, ¿cuánto del tiempo que pasas “online” te gusta dedicar a consumir marcas? Seguramente, muy poco. Para tus personas es igual, su atención en redes sociales no está siempre en tu producto; ellas quieren sentirse comunicadas, comprendidas, vistas y bien recibidas. Buscar momentos comunes, de la vida cotidiana donde una persona vea reflejada sus actitudes o acciones y diga “sí soy”, no tiene precio. Generalmente eso es lo que buscan los trends: hacernos más familiares en el día a día de nuestras comunidades. Sabemos que sumarse a cada tendencia no funciona para todas las marcas y nunca recomendaremos que hagas una estrategia alrededor de adaptar memes; pero replicar la lógica detrás de lo que nos hace identificarnos en un trend puede ser muy valioso para romper de vez en cuando el ritmo de nuestra comunidad. Por ejemplo, ¿por qué no contar anécdotas de tus clientes? ¿O qué tal preparar una serie de contenidos que humanicen tus procesos de producción o creativos? Si quieres salir de la rutina, permítele a tu marca comunicar de forma más relajada y transparente.

_______

Ya sabemos que los medios sociales son el lugar donde las personas se encuentran con las marcas, pero también ahí están sus amigos, sus artistas favoritos o sus medios de información. De cierta forma, buscamos que las marcas tengan esos mismos roles asumiendo que las comunidades están expuestas a mucho contenido, más del que podrían consumir. Atrévete a provocar nuevos temas de conversación alrededor de tu marca. Si ya tienes un calendario de contenidos del que no te puedes mover, síguelo usando en balance con nuevas formas de romper la monotonía. Verás que hace la diferencia en tu relación con tus comunidades.   Otros contenidos que podrían interesarte:
Pajaro Chato
Mar 01, 2023
Read More
Todo sobre las marcas
Comments (0)
¡Llegó la temporada! Como muchas personas, las marcas también aprovechan diciembre para elegir sus metas del siguiente año y, sobre todo, cómo lo lograrlas. Ya sean planes comerciales, estrategias anuales o simples presupuestos, es tradición establecer un objetivo ambicioso que nos motive a trabajar el año que viene.  Desafortunadamente, cada vez es más común que esos planes no se logren en un año (o dos o tres). Además de lo que ya hemos vivido en 2020 –que nos mostró lo fácil que puede transformarse nuestra realidad y cómo debemos prepararnos para adaptarnos a ella– nos hemos encontrado con marcas de todos los tamaños que llegan nosotros con grandes ideas y metas muy retadoras, pero la frustración de no cumplir con lo que imaginan o establecen en su “planeación” con su departamento de marketing o sus agencias.  Nuestra propuesta al conformar equipos de marca con cada uno de nuestros clientes siempre es complementar, desde la comunicación y la creatividad estratégica, sus planes de desarrollo. En ese camino, y gracias a la observación y análisis de nuestras dinámicas en equipo, nos hemos dado cuenta de algunos obstáculos que frecuentemente enfrentan las marcas para llegar a sus metas anuales. Para superar ese estancamiento, tenemos tres preguntas que, creemos, es necesario hacernos antes de volver a trazar el mismo plan de marketing que el año pasado, esperando que mágicamente “ahora sí” lo cumplamos. 

¿Quiénes te acompañarán a tu destino? 

Cuando trabajamos un plan o estrategia, es vital tener siempre en mente nuestros recursos y no sólo monetarios o materiales. Siempre hemos creído que el activo más importante de una marca son las personas que la trabajan. Por lo tanto, es esencial considerarlas al definir un plan y cuestionarnos si tienen el tiempo, las herramientas, manos, motivaciones y habilidades suficientes para cumplirlo. Si han pasado varios años y tu marca sigue teniendo proyectos pendientes u objetivos sin cumplir, el problema puede ser estructural, no personal.  Es necesario explorar maneras de fortalecer el talento y los esfuerzos de tu equipo para formar equipos capaces de enfrentar las metas establecidas. 

¿Estás planeando dentro de tus alcances?

Igual que en la pregunta anterior, nos hemos encontrado con muchos planes y metas que no corresponden a la realidad o al momento en el que se encuentra una marca. Si tu presupuesto para publicidad es limitado y menor al de tus competidores, ¿realmente piensas colocarte como la opción número uno de la categoría? Si llevas años sin comunicar nada nuevo, ¿crees poder cambiar tu posicionamiento con una campaña de dos meses? Y no todo tiene que ver con dinero o desempeño publicitario, puede haber muchos otros ejemplos. Lo importante es situarnos en la realidad, pensar a largo plazo y entender que nos desgastamos más intentando cumplir con estrategias complejas o metas poco realistas que trazando acciones que tal vez parezcan menos ambiciosas, pero que van de acuerdo a lo que necesitamos, podemos hacer y nos traerá desarrollo en este momento. A veces, pensar en pequeño nos puede llevar a resultados mucho más grandes. 

¿Cómo se dará dirección? 

Lo más importante de un plan, es hacerlo realidad. Todos los elementos involucrados en el trabajo de la marca deben tener claro, año con año, cómo colaboran entre ellos, qué necesitan del otro y por qué es importante su participación en cada paso de la estrategia. Eso se logra dando una buena dirección al proyecto: definiendo cómo se ve el éxito, estableciendo criterios claros para evaluar el desempeño durante el proceso y apegándonos a ellos para seguir trabajando con sentido. Negarse a tomar decisiones es igual de dañino que cambiar de opinión constantemente y, como dijimos en el punto uno, si un plan lleva mucho tiempo atorado es necesario evaluar la estructura completa de trabajo. Debemos ser críticos con el estilo de liderazgo que se ejerce en nuestra marca y si realmente está apoyando o entorpeciendo el cumplimiento de nuestros planes. Compartimos estas preguntas con la esperanza de iniciar conversaciones más sanas, realistas y productivas sobre lo que queremos lograr al trabajar con marcas en 2023 y en todos los años que vengan. Creemos que a través del diálogo podemos dar los primeros pasos para planes que sí se hagan realidad y metas que nos dejen satisfechos a todos los que integramos un equipo de marca.  ¿Cómo respondiste a estas preguntas? ¿Cuál será tu siguiente paso?
Pajaro Chato
Nov 25, 2022
Read More
Todo sobre las marcas
Comments (0)
Cuando una marca quiere ampliar su alcance y fortalecer su posicionamiento, es común que busque apoyarse de otras personas, voceros con mayor poder de convocatoria, reconocimiento o “seguidores”.  En ese proceso de pensamiento y selección, un error común de muchas marcas es creer que utilizar la imagen de alguien reconocido les garantizará un éxito rotundo en ventas, o que esto se verá reflejado en engagement hacia su marca automáticamente. La realidad es un poco más compleja.  Es un hecho, la personalidad, audiencia, o reputación de un “influencer” puede abonar mucho a tu marca. Esto sucederá siempre y cuando utilices a estos personajes dentro de una estrategia integral de comunicación, con un objetivo claro y un momento de intervención clave afín a lo que quieres lograr. También es importante comprender a qué figura debes acercarte según el momento de tu marca y qué tipo de alianza te conviene hacer con cada uno.  A continuación, te compartimos cuatro categorías en las que dividimos esta clase de participaciones según nuestra experiencia, con algunos ejemplos del beneficio que pueden traer a una marca, según sus necesidades. 

Celebridad

Una celebridad tiene un reconocimiento masivo y un atractivo general para muchos tipos de marca. Contratarlas como representantes es una buena opción si buscas crear un vínculo emocional rápido y a gran escala; especialmente cuando tu marca ya cuenta con cierto renombre, cuando quieres llegar de manera sencilla a nuevos territorios o fortalecer tu presencia en ellos. Recordemos, sin embargo, que una celebridad no necesariamente da credibilidad y que por su perfil masivo pueden hablar bien de tu marca y de muchas otras.  Si estás pensando en optar por una celebridad para tu marca, busca perfiles que encajen con las personas a quienes te diriges o que puedan difundir tu mensaje con naturalidad. 

Influencer

Un influencer tiene una presencia en comunidades digitales principalmente y aunque existen influencers de todos los tamaños, generalmente se favorece a aquellos con gran número de seguidores. En general son una opción ideal para marcas que necesiten dar impulso a productos específicos entre grupos de personas bien definidos.  Los influencers pueden promover con más credibilidad que una celebridad ya que podría dar más información sobre el producto o usarlo en un ambiente más “natural” que la campaña publicitaria tradicional. Sin embargo, eso depende del talento y la disposición de cada figura para hablar y promover tu producto de maneras creativas y atractivas.  Cada influencer promueve y colabora hacia sus comunidades, sus seguidores en una plataforma, por lo que es importante comprender también quiénes son esas personas y si son afines al público al que queremos llegar realmente.  Y como dijimos al inicio, la promoción a través de influencers puede verse reflejada en ventas, visitas o registros inmediatos -hay que tener buenas herramientas para medirlos y determinar su éxito-, pero no necesariamente implicarán un involucramiento emocional con tu marca, ni un posicionamiento a largo plazo. Después de todo, al día siguiente el influencer tendrá nuevos productos que promover. 

Embajador de marca

Un embajador puede ser lo que necesitas si buscas transmitir un mensaje continuo mediante diferentes campañas, o si deseas trabajar con una persona que esté más comprometida con los valores de tu marca y el mensaje que deseas transmitir. Un embajador puede considerarse una celebridad o un influencer, pero lo que lo diferencia es el compromiso que establecerá contigo y la coherencia entre su imagen y la de tu marca.  Como figura, el embajador de marca puede hablar por ti en distintos medios y momentos, con contenidos constantes que refuercen la percepción de tus productos o de tu marca en situaciones específicas. El enfoque aquí es a mediano o largo plazo y la relación que queremos hacer entre quienes siguen a esta figura y nuestra marca dependerá de la constancia, consistencia y congruencia en que nos comuniquemos.  Los embajadores de marca son sin duda aliados para promoverte y, si se eligen con cuidado y se les dan las herramientas correctas para trabajar, pueden aportar excelentes resultados a tu estrategia de comunicación. 

Líder de opinión

En ocasiones, lo que tu marca necesita es un líder de opinión: alguien que tal vez no tenga la mayor audiencia o reconocimiento global, pero entre quienes lo conocen cuenta con el renombre necesario para validarte como marca.  Lo que le distingue de las otras tres figuras es precisamente que aporta veracidad. Los líderes de opinión se recomiendan para marcas en industrias o sectores donde hay desconfianza o incredulidad de parte de los consumidores y se requiere una autoridad adicional que ponga un sello de aprobación.  Aunque no necesariamente es comunicación “de nicho”, lo cierto es que quienes sigan o reconozcan a un líder de opinión serán personas más informadas, interesadas en conocer a mayor profundidad los que consumen o las marcas con las que se relacionan. Lo importante aquí sería analizar tu marca y ver si realmente puede estar a la altura de los estándares de cada líder de opinión, porque estas figuras no están dispuestas a promover productos a ciegas y poner en juego su reputación. 

Elige la mejor representación para tu marca

Conocer estas cuatro categorías es sólo el inicio. Puede haber muchas otras maneras de hablar, ordenar y trabajar con influencers y representantes de marca y, como dijimos, cada una funcionará o no de acuerdo a tus necesidades, posibilidades y objetivos.  Al final, lo más importante es detectar qué es lo que quieres lograr con tu marca, a qué personas debes dirigirte con este esfuerzo y qué esperas recibir a cambio Con esos parámetros establecidos, debe ser más fácil navegar el mundo de los voceros de marca y encontrar busca una colaboración que realmente te traiga resultados.  Mientras eliges no pierdas la vista de tu estrategia, los voceros de marca son un recurso, no el fin último de tu comunicación. Si tienes la mente en el panorama de tu marca a largo plazo, podrás trabajar con una celebridad o un influencer, embajador o líder de opinión y lograr campañas atractivas, congruentes y efectivas. 
Pajaro Chato
Jun 08, 2022
Read More